Refranes con rima

Soñaba el ciego que veía, y soñaba lo que quería

Cuando una persona se dedica a soñar, puede creer en lo que desee, los sueños son una de las motivaciones más grandes, si estos se tornan en aspiraciones y se configuran de forma adecuada con la realidad y con las destrezas y habilidades de una persona.

Quien tiene boca, se equivoca

Como seres humanos, somos perfectamente imperfectos, es decir, nuestra propia naturaleza nos llama a convertirnos en seres propensos al error, siendo uno de los más comunes, aquellos que cometemos por las palabras que profesamos cuando opinamos de los demás.

Si dices las verdades, pierdes las amistades

Muy común de aquellas personas que no toleran que le digan las verdades en su cara y prefieren cortar todo tipo de comunicación con esas personas, porque las consideran ofensivas, tóxicas y perjudiciales para su propia vida.

Quien no agarra consejo, no llega a viejo

Muchas veces tenemos que detenernos a escuchar el consejo de aquellas personas, que nos tienden la mano o bien que nos emiten un criterio bajo su propia experiencia, ya que corremos el riesgo de sufrir un perjuicio por nuestra propia ignorancia o bien inexperiencia.

Quien bien gane, que bien gaste, pero que no malgaste

Cuando una persona gana una suntuosa suma de dinero, o bien cuando percibe un buen salario, está permitido que tenga sus gustos, pero lo ideal, es que no derroche el dinero en gastos innecesarios que puedan hacerlo llegar a la ruina.

Poderoso caballero, es don dinero

Sin duda alguna, el dinero puede lograr, comprar y callar cosas, siendo una triste verdad, que muchas personas prefieren vender su consciencia y ponerle precio a su dignidad, a cambio de mentir, perjudicar o traicionar a otro.

Piensa el ladrón que todos son de su condición

Existen personas que consideran que todos son iguales a él, o que bien que  actúan conforme a su mismo proceder, de modo tal, que termina desconfiando de todos, porque cree que le van a pagar con el mismo mal trato o actitud negativa con la cual se ha comportado.

Pesar ajeno, no quita el sueño

Refrán que se emplea para señalar que hay personas que no suelen ser sensibles ante el sentimiento o la desgracia ajena, por lo que se manejan como indiferencia ante las mismas, resultando antipáticos e incluso en ocasiones innobles.

No hay plazo que no llegue, ni deuda que no se pague

Es decir, que todo en esta vida tiene su fecha y tiene su término, haciendo mención a que cada mala acción tendrá su consecuencia y el responsable deberá de hacerse cargo de la misma.

No con quien naces, sino con quien pases

Las personas no deben de aferrarse a los demás, ya que siempre habrá alguien que querrá quedarse porque sí, es decir, que en este mundo, encontraras a ese ser ideal que te entregue todo, que se quede a tu lado en las buenas y en las malas porque te quiere, y no porque tengas que pedírselo.

No bebas agua que no veas, ni firmes carta que no leas

Siempre debe de actuarse con cautela, sobre todo ante circunstancias que surgen de momento y desconocemos el motivo de las mismas, la prevención puede traer consigo muchos beneficios y ahorrar la ocurrencia de grandes males.

Luego que tu pan comí, no me acorde de ti

Para aludir a los interesados y mañosos, que gustan aprovecharse de los demás para obtener favores o bien para sacar ventaja y una vez que se dan por satisfechos, optan por dejar a las personas de lado y desamparadas

Más rápido se coge al mentiroso, que al cojo

Las personas que gustan de engañar a los demás y de mentirles, terminan siempre siendo embaucados por su propia artimaña, porque se esfuerzan tanto, que crean todo un círculo negativo que acaba consumiéndolos, delatándolos y dejándolos en situaciones penosas.

La ley del embudo, para mí lo ancho y para ti lo agudo

Un clásico de los egoístas y ventajistas, que gustan aprovechar de las grandes oportunidades y no permitir que más nadie goce de las mismas, como también de aquellos que gustan le apliquen una garantía o beneficio, pero a los demás le apliquen restricciones o acciones que no les favorezca.

La letra con sangre entra

Las palabras cuando están escritas sirven de prueba de todo hecho, es por ello, que debe de tenerse mucho cuidado con lo que se escribe y suma cautela con lo que se firma, ya que una persona puede estar siendo engañada y asumiendo un compromiso mayor al que le están indicando.

Haz bien y no mires a quien

Las buenas acciones deben de hacerse en silencio, sin publicidad y sin importar a quien van dirigidas, así estas hacen su propia labor de beneficiar y no dañar, ya que de lo contrario, una persona que actúa con publicidad, lo hace por aparentar y no de buena intención.

Ira de hermanos, ira de diablos

Las discusiones entre hermanos no son bien vistas ni por la familia, ni por Dios, de aquí que sea una labor del hogar, disipar las controversias que surjan entre las personas con la misma sangre para no desestabilizar la armonía del grupo familiar.

Haciendo y deshaciendo se va aprendiendo

La vida es un constante aprendizaje, un ir y devenir, marcado por el ensayo y el error y es que así, es como se forma la experiencia, este es el único modo de que un ser humano pueda adquirir conocimiento, y es en su propio andar, con sus derrotas y sus triunfos.

El que se excusa, se acusa

Es decir, una persona que suele disculparse mucho por una acción, es porque se siente responsable de la misma, a razón de que su propio juicio le ha hecho ver el daño que ha ocasionado, por lo que se siente responsable y en el deber de repararlo.

El que la sigue, la consigue

La perseverancia es el ingrediente principal para la receta del éxito, sin duda alguna, el perseguir una meta sin cansancio alguno conduce a la consecución del objetivo y a la realización personal.

El que roba a un ladrón, tienen  cien años de perdón

Lo mal habido, no pertenece a quien lo ostenta, es por ello, que si lo pierde no tiene nada que reclamar, sino que por el contrario debe de aceptar sin reproches, las consecuencias de sus malos actos.

Del dicho al hecho, hay mucho trecho

La palabra debe de ir siempre acompañada de la acción, ya que son muchas las personas que suelen hablar pero poco aportar, dilatando en sus acciones y ocasionando perjuicios a los demás, con la demora de las mismas.

De fuera vendrá, quien de casa te echará

Refrán de abuelos, que indican que las puertas del hogar no se le deben de abrir a cualquiera, considerando que estos pueden ser malintencionados y sembrar la cizaña en el mismo, o bien ocasionar conflictos que terminen con la armonía de la familia.

Cuanto más se tiene, más se quiere

Frase para aludir a los avariciosos y los codiciosos, que nunca se contentan con lo que tienen y siempre desean tener más, por lo que se ven obligados a buscar sus objetivos a toda costa, sin importarles a quienes lastiman o perjudican.

Corazón codicioso, no tiene reposo

La persona cuando tiene inclinación por los bienes materiales, no descansa, hasta que no obtiene lo mejor, le gusta llenar su vida de superficialidades y se inclina siempre por todo lo que le satisface los sentidos.

Contra la fortuna, no hay arte alguna

Nadie escapa de su destino, no importa lo que una persona haga o deje de hacer, su propio actuar lo conduce por un camino, del cual no puede escapar, son nuestras acciones las que nos definen y nos llevan a la meta o al castigo.

Consejos vendo, y para ti no tengo

Suele ser utilizado por los padres, cuando se cansan de dar consejos a sus hijos y de verlos actuar en perjuicio propio, es por ello, que cuando llegan al hastío y aquellos se encuentran en apuros, prefieren que aprendan por sus propios sufrimientos a respetar los consejos y la voz de la experiencia.

Con pan y vino, se anda el camino

Frase que se emplea para señalar que la vida es una sola, y que se debe de disfrutar el hoy, ya que el mañana es incierto y el porvenir se desconoce, hace alusión a que hay que disfrutar del momento sin pensar en preocupaciones infértiles a futuro.

Aunque la mona, se vista de seda, mona se queda

No importa las apariencias que una persona desee adoptar, la esencia siempre salta a la vista, y es que nadie puede esconder de que esta hecho, porque la verdadera personalidad siempre saldrá a flote.

Ahora adulador, mañana traidor

Refiere a las personas interesadas que hoy te buscan porque te necesitan y mañana te abandonan porque no te sacan ningún provecho, dejándote a tu suerte, y sin agradecerte de ninguna forma el bien que les has ocasionado.