Mejores refranes sobre la educación

Al que al cielo escupe, en la cara le cae.

Habla de no ser arrogantes, porque las circunstancias cambian.

Cortesía de sombrero, hace amistades y no cuesta dinero.

Quien es cortés, es apreciado por los demás.

Disculpa quieren las cosas.

De ninguno has de decir, lo que de ti no quieras oír.

Advierte contra el hábito del chisme y la crítica.

Obras son amores, que no buenas razones.

Manifestar amor va mas allá de las palabras, cuentan los hechos.

Sigue un buen sendero y serás un caballero.

Las buenas acciones forman buenas personas.

Cortesías engendran cortesías.

Es habitual recibir el mismo trato que se dispensa.

El hombre demasiado cortés, falso es.

Invita a desconfiar de quien es cortés de manera afectada.

Mucho enseña quien bien pregunta.

Una pregunta bien estructurada, seguro consigue una respuesta.

A tal Señor, tal honor.

Cada quien debe recibir el trato que merece.

A veces logra una flor lo que un diamante no.

Los halagos, en oportunidades, consiguen mas que el regalo material.

Cortesía de boca, mucho recibe y nada cuesta.

El ser cortés abre las puertas y mejora las relaciones.

El día que no me afeite, vino a mi casa quien no pensé.

Hay que estar preparado para los imprevisto.

El hombre bien nacido, no niega saludos ni a sus enemigos.

Quien tiene una buena educación, saluda aún a quien le desagrada.

Aunque la mona se vista de seda, mona se queda.

Se refiere a que la ropa no lora cambiar la apariencia real.

Buenas palabras y buenos modales todas las puertas abren.

Cuando usamos las normas de cortesía, recibimos mejor trato.

Donde no hubo despedida, no hay bienvenida.

Quien no se despide no puede esperar recibir buen trato a su regreso.

Buen porte y buenos modales abren puertas principales.

La cortesía siempre es bien vista y recibe buen trato quien la usa.

Con buenas palabras y mejores hechos conquistarás el mundo entero.

Quien tiene buena conducta es bien visto y tiene mas oportunidades.

La palabra y la piedra suelta no tienen vuelta.

Las palabras dichas siempre tienen un efecto, se aconseja tener tacto.

Mas vale ser que parecer.

Es preferible formarse que fingir que se tienen ciertas cualidades o conocimientos

En la mesa y en el juego se conoce al caballero.

Se refiere a la educación en la mesa y a la honestidad en el juego.

Las apariencias engañan.

Muchas personas no son como parecen.

Lo poco agrada y lo mucho enfada.

El exceso suele ser incomodo, sobre todo en las atenciones.

Más vale ciencia que renta.

Habla de la importancia de la educación, sobre las posesiones materiales.

Buenas costumbres y dineros hacen de los hijos caballeros.

Un palo vestido no parece palo.

Un buen vestido puede tapar la apariencia de una persona.

Rectificar es de sabios.

Alude a la sabiduría de la humildad de reconoce una equivocación.

Lo que se usa no se excusa.

Habla de respetar las costumbres establecidas sin cambiarlas ni rebatirlas.

Treinta monjes y un abad no pueden hacer beber a un asno contra su voluntad.

Alude a que es imposible hacer cambiar la voluntad de alguien que es terco.

Nadie nace enseñado, si no es a llorar.

Todo lo vamos aprendiendo a lo largo de la vida.

El exceso de cortesía es descortesía.

Cuando se es cortés de manera afectada se raya en la descortesía.

Aunque vestido de lana, no soy borrego.

Alude a que las vestiduras no son indicativo de las cualidades de una persona.

Siempre hay falsía en la mucha cortesía.

La cortesía excesiva puede ocultar segundas intenciones.

Lo que se aprende en la cuna siempre dura.

Los hábitos que formamos de niños se mantienen en el tiempo.

Cortesía de palabra, o conquista o empalaga.

La cortesía puede tener ambos efectos dependiendo de como sea y a quien vaya dirigida.

No hay nada tan atrevido como la ignorancia.

Quien ignora un tema puede parecer atrevido porque actúa sin saber.

La buena educación conviene para usarla con quien la tiene.

Alaba el ser educados con quien también es cortés.

La coz de la yegua no hace mal al potro.

Fomenta la idea de que el correctivo físico no daña al joven.

Cortesía y bien hablar cien puertas nos abrirán.

Alude a que quien es cortés tiene mejores oportunidades.

Al que de ajeno se viste, en la calle lo desnudan.

Quien ha prestado puede reclamar la prenda en cualquier momento.

Costumbres de mal maestro sacan hijo siniestro.

Los hábitos de quien enseña pueden verse reflejados en el discípulo.

La letra con sangre entra.

Defiende la tesis de que el castigo físico enseña.

Costumbres y dineros hacen hijos caballeros.

Palabras de cortesía, suenan bien y no obligan.

Ser amable no implica que se esta de acuerdo en todo.